was successfully added to your cart.

Equinoccio de otoño en Chichen Itzá, la llegada de Kukulkán

Equinoccio

Durante los meses de marzo y septiembre el fenómeno de luz y sombra del equinoccio se hace presente en Chichén Itzá, regalándonos uno de los espectáculos mas espectaculares que nos puede proporcionar la naturaleza en conjunto de la arquitectura ancestral maya.Chichén Itzá es una de las zonas arqueológicas mas populares de México, al ser patrimonio de la humanidad por la UNESCO y ser una de las 7 maravillas de tiempos modernos hace que muchas personas se interesen en conocerla.

Si bien Chichén Itzá es por si mismo un lugar único, con historia, cultura, arquitectura fantástica, de hecho no es bien conocido que la cultura maya era experta en astronomía, matemáticas y arquitectura, lo cual se plasma completamente en el sitio, ya que sus edificios se encuentran alineados y construidos con gran precisión según las estrellas, esta meticulosa característica es la causante de que los equinoccios y solsticios puedan ser apreciados mediante luces y sombras en el castillo de Kukulkán.

Chichén Itzá Aereo

¿Qué es un equinoccio?

Un equinoccio (del latín aequinoctium (aequus nocte), “noche igual”) son los momentos del año en los cuales el sol se sitúa en el plano del ecuador celeste, haciendo que el sol alcance su punto mas alto en el cielo (cenit) con relación a una persona exactamente sobre su cabeza en un ángulo de 90º, cuando ocurren los equinoccios el día y la noche tienen misma duración en todos los lugares de la tierra.

El equinoccio y la llegada de la serpiente

Los equinoccios son eventos astronómicos que a simple vista pueden pasar desapercibidos, sin embargo, muchas culturas alrededor del mundo estaban consientes de este fenómeno y muchas estructuras, principalmente pirámides eran edificadas en base a ellos. La cultura Maya era uno de los pueblos que tenia conciencia sobre este suceso, tal era su habilidad de las matemáticas, astronomía y arquitectura que al construir la pirámide de Kukulkán lograron hacer que las sombras de la pirámide simularan el descenso del dios dos veces al año, durante los equinoccios, los cuales simbolizaban para ellos la llegada de las lluvias, para así poder iniciar las fechas de la siembra y agricultura.

Durante el atardecer de los equinoccios de primavera y de otoño en la escalinata Nornordeste (NNE) de la pirámide de Kukulkán se proyecta la 7 triángulos isósceles de luz sobre la sombra de la escalinata, simulando la serpiente emplumada de “Kukulkán” máxima deidad del sitio arqueológico.

Los Solsticios y la pirámide de Kukulkan

Estudios recientes han sugerido que no existe una relación directa entre los equinoccios y la arquitectura Maya, que si bien en ella se hacen presentes, puede que sea solo una coincidencia.

Cabe mencionar que los equinoccios no son el único evento que se refleja en la pirámide de Kukulkán. Hasta finales de la ultima década del siglo XX se había observado durante los solsticios de verano e invierno otro juego de luz y sombras, pero fue hasta 2007 que se empezó a estudiar estos por el instituto tecnológico de Mérida.

A diferencia de los equinoccios, durante los solsticios, en los primeros minutos del amanecer en el solsticio de junio (verano) durante un lapso de 15 minutos las fachadas NNE (Nornordeste)  y ESE (Estesudeste) son iluminadas, mientras las ONO (Oesnoroeste) y SSO (Sudsudoeste) quedan en total oscuridad. En otras palabras la mitad de la pirámide queda iluminada y la otra mitad en oscuridad. Durante el solsticio de diciembre (Invierno) los papeles se invierten siendo las fachadas ONO y SSO las que se iluminan, dejando en oscuridad las fachadas NNE y ESE.

Deja un comentario